Haz que coincida la persona adecuada con el mensaje adecuado

20140217093233.roi

1 – No definir objetivos. Selecciona indicadores de rendimiento para saber si la campaña está funcionando, o si debes realizar cambios para acercarte lo máximo posible a las expectativas

2 – Definición y planificación de una estrategia. Adáptala a tus objetivos a través de la implementación, gestión y análisis de resultados

3 – "Frecuency Capping". Diferencia el límite de frecuencia con que mostrar el anuncio (dependerá del sector, producto o anunciante)

4 – No verificar la implementación de los tags de remarketing. Verifícalos a través de Google Adwords y del Tag Assistant de Google (un plugin de Chrome que permite localizar y revisar los tags de una página)

5 – Utilizar anuncios genéricos o de otras campañas Display. Diseña anuncios específicos que impulsen al usuario a volver al site y obtener un retorno de inversión (ROI)

6 - No segmentar a los usuarios en base al valor de negocio que generan. Utiliza estrategias de pujas diferentes para los “high-value-users” y usuarios de menor valor

7 – No crear una lista específica para “usuarios ya clientes” o “usuarios que han comprado”. Intenta fidelizarlos o conseguir que generen un “cross-sell / up-sell” (ventas cruzadas de productos que ya han adquirido anteriormente)

8 – No revisar todos los pasos y verificaciones para que funcione el Remarketing desde Google Analytics

9 – No adaptar la duración de las cookies de remarketing al proceso de compra.  Adáptalas desde la primera interacción del usuario con la marca, hasta que acaba tomando la decisión de convertir o realizar una acción de compra

10 - No diferenciar usuarios por el dispositivo que utilizan. Diseña objetivos, estrategias, creatividad, llamadas a la acción, página de destino, pujas, etc., diferentes en función del usuario